martes, 29 de abril de 2014

El Necio


Entendíamos la prudencia 
como una morfosis de la tristeza;
arremetimos mil albas.

Todas esas veces que el Sol
nos molestaba en los ojos,
solamente quería decirnos algo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario