martes, 6 de mayo de 2014

Al Caminante de Almas




Ese puente no cargará tus pasos.


Los he visto volver,
los he visto volver a volver,
los he oído ladrar
y en el afán de algún llanto sentir al final
el piadoso letargo y descansar el olvido
de los siempre amargos temidos
tiempos que amenazan llegar.

Gira la aguja, y gira el destino,
nunca llegará al centro que nos asila
nunca dirá desde qué pasado vino.
Caminamos con la convicción de un río
pero tus aguas van en subida
y mañana lloverás sobre esos que hoy hemos caído. 


Ese puente no cargará tus pasos.


Los que jamás han vivido, de lejos se mostrarán.
Nunca los sentimos, pero del vacío sabemos su andar.
Las amarillas tablas han manchado
con innumerables lamentos
aquellos que por miedo cruzaron
y muy pronto volverán.

Pasarela entre lo vivido y lo perdido,
jamás sabrá de tu andar.
¿Qué es el lago?, ¿qué es el mar?
Siempre tendré a mi infinito amigo.


Ese puente no cargará tus pasos.


Algunas cosas sí han cambiado para mí,
los dolores y mis penas hoy revocadas,
han encontrado sentencia aquí,
fueron vos y tu pasión las últimas espadas.

Cuando me pierda
miraré al sur buscándome,
encontraré el calor en el frío,
y la soledad se ira en el viento.

Cuando el mundo se caiga,
cuando las miradas mueran gritando,
allí estarás, ni duro ni blando.
Y el tiempo no te habrá de encontrar.


Ese puente no cargará tus pasos.

1 comentario:

  1. Preciosos versos, gracias por compartirlos :) Te dejo mi blog por si quieres echarle un vistazo: http://unepetiteputefachee.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar